Postres saludables a base de frutas y verduras

Con la maternidad una desarrolla muchas habilidades -asociadas a miedos y preocupaciones-, una de las principales es la de lograr que nuestros niños coman saludablemente, pero a sus espaldas.

Una de las mejores maneras de que los pequeños coman frutas y verduras de forma entusiasta es disfrazarlos en helados u otros postres. Aquí les dejamos algunas ideas que nos han servido a nosotros hasta en las épocas con mayor índice de caprichos.

1- Helado con base de banana.

Lo único que hay que hacer es congelar una banana madura en rodajas. Al momento de servir se sacan del freezer, se dejan a temperatura ambiente por unos 5 minutos y luego se procesan, puedes usar una minipimer, una licuadora o lo que tengas a mano.

A esta base cremosa y de banana pura la puedes servir sola o acompañarla con algún otro ingrediente:

-Para niños mayores de 12 meses puedes agregarle cacao en polvo endulzado para lograr un helado de chocolate igualmente muy saludable.

-Una versión más saludable sería utilizar cacao puro y endulzar un poco con dátiles previamente remojados durante algunas horas.

-Otra opción es agregarle Dulce de Leche una vez procesado – no apto menores de 12 meses-. Y ya que es un helado en versión adulta, nunca vienen mal unas nueces picadas.

-Si te gusta puedes poner mantequilla de maní, si queda poco dulce una buena opción sería agregarle un poco de miel.

2- Postre de chocolate con palta.

Este es un gran descubrimiento que hicimos con mi esposo cuando no lográbamos que mi hijo de año y medio comiera algo que no tuviera forma de fideos o empanadas. Se procesa la palta con un poco de cacao -para que sea dulce usamos el que viene ya endulzado-, si utilizan cacao amargo pueden endulzarlo con dátiles remojados o miel.

3- Helado a base de frutas

Aquí se pueden poner creativos. Procesar frutas -las de verano quedan todas bien- como ciruelas, duraznos, manzanas, naranjas. Puedes hacer de una sola fruta o combinarlas como más te guste. No suelo agregarles azúcar ni otro endulzante, pero es a gusto de cada uno. El procedimiento es sencillo: procesar o licuar las frutas -limpias y peladas según corresponda- y llenar moldes. En caso de no tener moldes puedes usar un contenedor apto para freezer o potecitos de yogurt vacíos bien lavados.

4- Helado a base de frutillas, banana y queso crema

Una forma de hacer el helado de frutas más calórico, en caso de ser necesario para los niños, puedes hacer helado de frutillas, banana y queso crema, o crema de leche.

Las cantidades dependerán de cuánta fruta tengan, pero para dos bananas en rodajas y medio kilo de frutillas harán falta al menos 200gr de queso crema -tipo casamcrem en Argentina, o Philadelphia- y 200 gr de crema de leche. Si prefieren agregar algo de azúcar, yo suelo agregar 3 cucharadas para 400 gramos de lácteos -entre queso y crema-, pero puede hacerlo a gusto.

El procedimiento es tan sencillo como los anteriores: en una licuadora o en un vaso para minipimer poner todos los ingredientes,  procesarlos, llenar los moldes y llevarlos al freezer.

Leave A Reply

Navigate