Los primeros mil días de vida

Los primeros mil días de vida de una persona comprenden desde la concepción hasta el segundo año de vida:

Gestación: 270 días

Primer año: 365 días

Segundo año: 365 días

Esta es una etapa fundamental ya que no solamente el cerebro alcanza el 87% de su peso y se forman la mayor parte de los tejidos musculares y los órganos, sino que también se adquieren el 40% de las habilidades mentales.

El término surge de una serie de publicaciones de la revista The Lancet en 2008, sobre la desnutrición materno-infantil. Hace hincapié en la importancia de la buena alimentación en estos primeros tiempos de la vida de un ser humano, ya que de esto dependerá el futuro del mismo. Importantísimo es, entonces, tener en cuenta en primer lugar la alimentación de la madre durante el embarazo, en el proceso de gestación, y luego también durante el período en el que el niño se alimenta exclusivamente de leche materna. Si bien la recomendación es que hasta los 6 meses la leche materna -o de fórmula- sea el alimento exclusivo, la OMS recomienda mantenerla de forma no exclusiva hasta los 2 años de edad.

En el artículo Importancia de la nutrición: primeros 1,000 días de vida, publicado en el Acta de Pediatría Hondureña, las autoras insisten en la importancia de la leche materna, que es un alimento único que dota al niño de todos los requerimientos nutricionales imprescindibles de esta etapa.

Se estima que en los países en vías de desarrollo hay cerca de 200 millones de niños que no alcanzan su pleno desarrollo por problemas relacionados a la nutrición, la salud -propia o de la madre durante la gestación- y por factores socioeconómicos. Un dato importante a tener en cuenta es que el 50% de las mujeres embarazadas sufre anemia.

Una mala nutrición en esta etapa puede acarrear enfermedades en la vida adulta, principalmente cardiovasculares y tendencia a la obesidad, en algunos casos también enfermedades respiratorias y hasta trastornos psiquiátricos.

Los principales micronutrientes en los que suelen haber deficiencias son el ácido fólico, el hierro, la vitamina D -se compensa casi en su totalidad con la exposición al sol por 15 minutos diarios luego de las 16 o antes de las 10- y el yodo.

Si bien una alimentación balanceada es suficiente, pueden ver un estudio sobre este tema en esta misma página, aquí dejo el enlace, siempre se recomienda visitar a un nutricionista antes de un embarazo. Algunos suplementos son necesarios por precaución.

Fuentes consultadas:

  • Ilana Berman Parks, Olivia Eloísa Ortiz Ramírez, Luisa Guadalupe Pineda Bahena, Roberto Richheimer Wohlmuth, Los primeros mil días de vida. Una mirada rápida, Anales Medicos, Mexico.

https://www.medigraphic.com/pdfs/abc/bc-2016/bc164o.pdf

 

Leave A Reply

Navigate