¿Cómo es un niño de un año y medio? Consejos de expertos para una crianza positiva de niños de entre 18 y 24 meses

Durante el segundo año de vida, los niños se mueven por todas partes y están más conscientes de sí mismos y de su alrededor. Aumenta su deseo de explorar objetos y de acercarse a otras personas. Empiezan a mostrar mayor independencia; comenzarán las conductas desafiantes, se reconocerán en las fotos o en el espejo e imitarán los comportamientos de los demás, especialmente de los adultos y niños mayores. Los niños pequeños que comienzan a caminar comenzarán a ser capaces de identificar los nombres de personas y objetos conocidos, formar frases y oraciones simples, y seguir instrucciones y órdenes sencillas.

Algunos consejos para crianza positiva en esta etapa que dan algunos expertos:

1-Ofrecerle opciones, pero limitadas, por ejemplo “Es hora de bañarse, ¿nos sacamos primero la remera o las zapatillas?”, ó “Hay que entrar al auto, ¿querés que te suba papá o mamá?”, a la hora de tomar la leche: “¿Querés la taza azul o la roja?”. Parecen cosas simples y sin sentido para un adulto, pero de esta forma sentirá que está tomando sus propias decisiones.

2- En esta etapa todavía no entienden el concepto de compartir, no pueden entender la “teoría de la mente” que es la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas. Para ir ayudándoles a entrenarse en el “compartir” precisan durante un tiempo jugar por “turnos” con un adulto, hablando con ellos sobre el tema y experimentando que puede volver a disfrutar del juguete luego de que lo use un rato la otra persona.

3- Déjenlos ayudar en tareas sencillas. Alrededor del año pueden ya comprender órdenes de uno y dos pasos. Además, como ya mencionamos, quieren imitar todo y ayudar en las tareas de la casa. Puedes pedirle, por ejemplo, que te alcance un papel que cayó al piso, o que en lugar de dártelo, que lo recoga y lo apoye en una mesa. También, para aprovechar la oportunidad para ir haciendo cosas en la casa, puedes ir comentándole lo que estás haciendo y que te vaya ayudando: “Vamos a poner a lavar ropa, puedes llevar esta prenda de ropa y colocarla dentro del lavarropa”, si tienes que colgar la ropa puede ir acercándote los broches, si tienes que barrer puedes darle una segunda escoba o prometerle que la usará una vez que termines, recuerda cumplir las promesas. También puede buscar sus zapatos. Todo esto los ayudará a ir haciendo grandes avances en procesamiento del lenguaje, además de sentirse orgullosos de sí mismos, independientes y capaces.

4- Darles espacio para aprender. Deja que tu pequeño pruebe hacer algo por sí mismo. Es claro que tardará más y lo hará peor al principio, pero para que aprendan deben probar cómo hacerlo. Por ejemplo puedes pedirle que se saque las medias, que se lave las manos, que se las seque, todo mientas lo supervisas, ayudas y le vas indicando los pasos pero sin hacerlo todo por él.

5- Déjenlos ensuciarse, y ensuciar la casa, que te ayuden a cocinar, que pinten, que usen masas. La mejor manera de estar cómodos con esto es usar siempre pinturas muy lavables, verificarlo en las etiquetas, y preparar los espacios donde hará sus trabajos y experimentos con anterioridad, por si es preciso cubrir algún mueble especial.

6- Toma en serio sus berrinches. Ayúdalos a nombrar sus emociones. Una de las explicaciones a los famosos “berrinches” que comienzan por esta época es la falta de capacidad para expresarse completamente. Explica la situación, haciendole ver que entiendes porqué está tan molesto, ofrece un abrazo, dáselo si acepta y propón otra actividad para distraerlo. Por ejemplo si se pone a llorar y a gritar porque no quiere volver a casa y quiere seguir jugando en el parque puedes decirle: “Entiendo que te gustaría quedarte más tiempo jugando, pero ya hay que volver porque se está haciendo tarde y hace frío. En casa podemos jugar con tus autos preferidos y tenemos que contarle a papá todo lo que hicimos hoy, y mañana podemos volver a venir a jugar”.

7- Encuentra momentos para dedicarle completamente tu atención, dejando el teléfono de lado, con el televisor apagado, sentándote en el piso y sin más distracciones, -dirían los seguidores de la filosofía Montessori-: estando presente en cuerpo, mente y espíritu, teniendo en cuenta que eres lo más importante del mundo para tu hijo.

8- Juega a su ritmo, deja que decida cuando dar vuelta a la página del libro, jugando afuera deja que naturalmente siga algo que le llame la atención y acompáñalo a verlo, explícale las cosas que quiera entender. No te preocupes si debes usar palabras difíciles o un lenguaje más sofisticado, tienen la capacidad para entender el contexto aunque alguna palabra se les escape.

 

Fuentes:

https://lovevery.com/a/blog/we-asked-4-professionals-what-they-wished-toddler-parents-would-do-more-lovevery/

https://www.verywellmind.com/theory-of-mind-4176826

https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/childdevelopment/positiveparenting/toddlers.html

https://www.guiainfantil.com/educacion/desarrollo/1anoy6meses.htm

https://lovevery.com/a/blog/why-labeling-your-toddlers-intense-feelings-can-actually-help-calm-them-down-lovevery/

https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/toddler/Paginas/Emotional-Development-2-Year-Olds.aspx?gclid=CjwKCAjwt-L2BRA_EiwAacX32XwQMp4EBvJQ_0K7fN1v0TMWXDN6U8WAsoT6KgWgcdAFw92YeplLmhoCoW4QAvD_BwE

 

 

Leave A Reply

Navigate