fbpx

¿Cómo elegir correctamente la trona o silla de comer del bebé? ¿Qué opinan los expertos?

Se acercan los temidos y ansiados 6 meses. Un mundo de cosas nuevas a la vuelta de la esquina. Muchos interrogantes se presentarán a los padres, principalmente a los primerizos: ¿Comienzo con papillas o BLW? ¿Qué comidas se pueden freezar? ¿Qué hago si mi hijo/a no quiere comer? ¿Cómo elijo la sillita de comer? A este último interrogante venimos a ayudar a responder en este artículo. No a decirles qué es mejor comprar y que no, sino a darles las pautas que plantean los profesionales, los que saben realmente qué es lo más seguro y conveniente para un bebé de esa edad. Porque a fin de cuentas, más allá del espacio con el que contemos o la comodidad de los padres, a la hora de elegir la sillita del bebé lo fundamental es buscar la seguridad del niño.

Un estudio publicado por el Comité Nacional de Prevenciones de Lesiones, establece algunos puntos esenciales que es importante tener en cuenta, ya que, sostienen, a pesar de las investigaciones y mejoras que han surgido a lo largo del tiempo, el uso de estas sillas sigue generando lesiones en infantes de entre 0 a 4 años de edad. En base a este análisis resumimos las recomendaciones más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir una que se adapte a sus necesidades, pero sin perder de vista la seguridad del niño.

Puntos a considerar para elegir correctamente la sillita de comer, silla alta o trona:

Primera cosa a destacar es que se desaconseja el uso de las antiguas sillas de madera, y en caso de comprar o conseguir una usada, verificar que esté en perfecto estado, principalmente de acuerdo a la siguiente lista:

-Altura: es conveniente que no sea muy alta, para disminuir el riesgo de lesiones en caso de caídas.

-Ruedas: es preferible que no tengan ruedas, en caso de tenerlas, debe contar con un mecanismo que las inmovilice.

-Patas: deben ser firmes y no estar deterioradas. En cuanto al tamaño, deben dibujar en el piso una superficie más grande que la superior, esto le da más estabilidad y minimiza el riesgo de vuelco. También recomiendan que tengan gomas en las extremidades para evitar deslizamientos.

-Higiene: debe ser fácil de limpiar.

-Cinturón: recomedable que sea de 5 puntos (hombros, cintura y entrepiernas), aunque si es de al menos de 3 (sin hombros, solamente cintura y entrepierna) es aceptable. El mismo debe ser fácil de operar para los adultos pero a prueba de niños. Debemos asegurarnos de que no puedan soltarse solos.

-Bandejas: si son desmontables debemos fijarnos que no puedan aplastar los dedos u otras partes del cuerpo del niño.

-Otros puntos a tener en cuenta: verificar que no haya bordes filosos, piezas pequeñas o etiquetas que puedan quitar los niños y llevarse a la boca. Si la silla es plegable, verificar que trabe de forma segura, de manera que no pueda cerrarse con el bebé sobre ella.

Esperemos que les hayan servido! Pueden consultar el estudio completo en este enlace.

Leave A Reply

Navigate