fbpx

COMO CRIAR NIÑOS MÁS INTELIGENTES – PARTE II- LA música es tu aliada

¿Cómo impactan la música y el canto en el desarrollo los bebés y niños pequeños?

Cantar canciones de cuna es un signo universal de la maternidad. En todo el mundo, las madres cantan a sus bebés. Por eso buscamos investigaciones para ver si escuchar y aprender con música impacta en el desarrollo de forma comprobable.

Encontramos dos estudios sobre este tema que queremos compartirles.

El primero sobre el que hablaremos fue realizado en 2016 por científicos del Instituto de Aprendizaje y Ciencias del Cerebro de la Universidad de Washington (denominado I-LABS) en el que se demostró que una serie de sesiones de juego con música mejoró el procesamiento cerebral de bebés de 9 meses.

Porque, al igual que la música, el lenguaje tiene fuertes patrones rítmicos. Y es la capacidad de identificar diferencias en los sonidos del habla lo que ayuda a los bebés a aprender a hablar.

Los investigadores de I-LABS diseñaron un experimento en un ambiente controlado para ver si enseñar a los bebés un ritmo musical los podría ayudar con ritmos del habla.

En el transcurso de un mes, 39 bebés asistieron a 12 sesiones de juego de 15 minutos en el laboratorio con sus padres.

En grupos de aproximadamente dos o tres los bebés se sentaron con sus padres, quienes los guiaron a través de las actividades.

En los 20 bebés asignados al grupo de música, se escucharon grabaciones de música infantil mientras un experimentador guiaba a los bebés y a sus padres a tocar los ritmos al compás de la música.

Todas las canciones estaban en compases de 3/4, como en un vals, que los investigadores eligieron por ser relativamente difíciles de aprender.

Los 19 bebés del grupo de control asistieron a sesiones de juego que no involucraban música. En cambio, jugaban con autos de juguete, bloques y otros objetos que requerían movimientos coordinados pero sin música.

La investigadora principal dijo al respecto del estudio que tanto en los grupos donde utilizaron  música como en los grupos de control les dieron a los bebés experiencias que tenían todas las características que se saben que ayudan a las personas a aprender :

  • en primer lugar porque eran actividades sociales
  • en segundo lugar porque requerían su participación activa
  • en tercer lugar porque incluían movimientos corporales.

La diferencia clave entre los grupos de juego era si los bebés se movían para aprender un ritmo musical.

Una semana después de que terminaran las sesiones de juego, las familias volvieron al laboratorio para poder medir las respuestas cerebrales de los bebés.

Los investigadores utilizaron un escáner cerebral para verificar y medir la ubicación precisa y el momento de la actividad cerebral.

Mientras estaban sentados en el escáner cerebral, los bebés que habían participado de las sesiones de juego escuchaban una serie de sonidos de música y habla, cada uno de ellos con un ritmo que ocasionalmente se interrumpía.

Los cerebros de los bebés mostrarían una respuesta particular para indicar que podrían detectar la interrupción.

Los investigadores centraron sus análisis en dos regiones del cerebro, la corteza auditiva y la corteza prefrontal, que es importante para las habilidades cognitivas, como controlar la atención y detectar patrones.

Los bebés que habían participado en las sesiones de juego con música tuvieron respuestas cerebrales más fuertes que los bebés del grupo de control ante las interrupciones que notaron tanto en la música como en el ritmo del habla, y en ambas de las regiones cerebrales que estaban siendo monitoreadas, la corteza auditiva y la corteza prefrontal.

Esto sugiere que la participación en las sesiones de juego con música mejoró la capacidad de los bebés para detectar patrones en los sonidos. Con esto se puede concluir que el haberlos hecho participar en la música los ayudó a impulsar habilidades para detectar cambios y reaccionar más rápidamente a ellos.

«Esto significa que las experiencias musicales tempranas y atractivas pueden tener un efecto más global en las habilidades cognitivas», dijo Zhao, investigadora principal.

 

La música, idioma universal

El segundo estudio del que queríamos hablarles es uno realizado en 2018 por neurocientíficos cognitivos de Toronto, quienes descubrieron que las canciones de cuna alivian al mismo tiempo a las madres y a los bebés, y que escuchar canciones y música aumenta la atención de los bebés y hace que muestren emociones positivas hacia sus madres. En resumen, conectan a las madres con sus bebés de formas que no lo logra la palabra simplemente hablada.

En su nuevo estudio sobre canciones de cuna, Laura Cirelli, principal investigadora de este estudio y sus colegas investigaron cómo las madres ajustan su canto dirigido a los bebés en función de su objetivo, para ser relajantes o divertidas.

Las madres participantes repetidamente cantaban Brilla Brilla estrellita, a sus bebés que estaban sentados en una silla alta frente a ellas.

Las madres alternaban entre cantar de una manera divertida o relajante.

Mientras tanto los investigadores estaban rastreando las respuestas de excitación de las madres y los bebés, medidas a través de la conducta y el comportamiento de la piel.

«Cuando estamos emocionados o estresados, los niveles de excitación aumentan», explicaba Cirelli. «Cuando estamos tranquilos, disminuyen».

Los investigadores encontraron que los niveles de excitación de las madres eran más altos durante la canción lúdica en comparación con la relajante.

Y encontraron disminuciones coordinadas en la excitación tanto para las mamás como para los bebés a medida que las canciones relajantes progresaban. En las condiciones lúdicas, los niveles de excitación de los bebés se mantuvieron estables y aumentó su atención hacia la madre y las manifestaciones de emoción positiva.

«Los hallazgos muestran los cambios fisiológicos y de comportamiento de mamá y bebé a diferentes estilos de canción».

Los investigadores de este estudio señalaron además estudios anteriores que muestran que cuando las personas se mueven juntas en sincronía, se sienten socialmente conectadas y luego tienen más probabilidades de ayudarse y cooperar unas con otras.

En base a estos hallazgos les invitamos a jugar con sus bebés… ¡siguiendo el ritmo de la música!

Les dejaremos algunos videos en nuestro canal una lista de reproducción relacionados para que puedan usar.

 

 

 

Fuentes:

https://medicalxpress.com/news/2018-03-lullabies-concerts-music-rhythm-social.html

https://medicalxpress.com/news/2016-04-music-baby-brain-responses-speech.html

Leave A Reply

Navigate