¿Cómo criar niños más inteligentes? La última respuesta de la ciencia.

La inteligencia que desarrollará una persona no depende tanto del nivel educativo o socio cultural de los padres. Tampoco del lugar del mundo en el que vivan o del coeficiente intelectual de sus progenitores. Todos estos factores, sin duda alguna, influirán en el resultado final, sin embargo, una sorprendente investigación publicada en 2018 por científicos del MIT descubrió que entablar conversaciones con los niños, especialmente entre los 4 y los 6 años de edad cambia el modo en que el infante establece las relaciones neuronales, es decir que cambia, en pocas palabras, su cerebro. No se trataría solamente de hablarles, o leerles algo, lo importante es hacer que los niños se involucren en una conversación.

En 1995 un estudio había descubierto que los niños de las familias de altos ingresos escuchan 30 millones más de palabras que los de bajos ingresos. Esta fue llamada la “Brecha de las 30 millones de palabras”, lo que influía en el desarrollo del vocabulario y del lenguaje. El hallazgo de este estudio clama que entablar este tipo de relaciones conversacionales influye más en el desarrollo del lenguaje que la nombrada brecha entre palabras.  “Lo importante no es solo hablar a su hijo, sino hablar con su hijo. No se trata solamente de trasladar el lenguaje a los cerebros de sus hijos, sino de mantener una conversación con ellos”, dice Rachel Romeo una de las autoras principales del artículo publicado el 14 de febrero del 2018.

El estudio se realizó analizando imágenes de resonancia magnética funcional (MRI) de niños de diferentes entornos socioeconómicos. Antes de someterlos a esta parte del análisis, los niños llevaron una grabadora en sus ropas durante dos días, que grababa todas las palabras que ellos escuchaban, que emitían y las conversaciones, llamadas “giro conversacional”, en las que se involucraban. Se descubrió que había una relación entre el número de conversaciones y las respuestas de los niños a pruebas de habilidades lingüísticas -vocabulario, gramática y razonamiento verbal-. Los niños que habían sido involucrados en una  mayor cantidad de conversaciones, independientemente del nivel económico o educativo de sus padres,  no solamente puntuaban mejor en las pruebas sino que manifestaban una mayor actividad cerebral al oír historias dentro del escáner de fMRI, especialmente en las áreas relacionadas al habla y al procesamiento del lenguaje.

“Lo realmente novedoso de nuestro trabajo es que por primera vez proporciona una evidencia de que las conversaciones familiares en el hogar están asociadas al desarrollo cerebral de los niños. Es casi mágico como la conversación parental parece influir en el crecimiento biológico del cerebro”, dice John Gabrieli, profesor de Grover M. Hermann en Ciencias y Tecnología de la Salud, profesor de ciencias cerebrales y cognitivas, miembro del Instituto McGovern de Investigación Cerebral del MIT y el autor principal del estudio.

 

 

Fuentes:

https://youtu.be/CNJQGbNbI-8

http://news.mit.edu/2018/conversation-boost-childrens-brain-response-language-0214#.WoPl6TBG5So.linkedin

Leave A Reply

Navigate